Minería y metalurgia

Descripción general
La planta de tratamiento se diseña expresamente para utilizarse en todas las aplicaciones industriales en las que se realicen procesos relacionados con la metalurgia y el tratamiento y la purificación de minerales.
La planta garantiza principalmente una disminución de los metales disueltos y las partículas metálicas en los vertidos de aguas residuales, lo que permite evitar el problema de abastecimiento de agua de lavado. En segundo lugar, contribuye a reducir en la medida de lo posible el volumen de restos de fabricación, con lo que los problemas relacionados con su transporte y eliminación o reutilización disminuyen.
La planta se suministra premontada y puede instalarse en cualquier posición, disponiendo el equipo como resulte más adecuado en función del lugar elegido.

Criterios de diseño
Las instalaciones están diseñadas para tratar el agua de manera eficaz, de conformidad con las normas de calidad que se exigen en la purificación de minerales o el vertido de aguas residuales.
Las dimensiones se determinan en función de lo siguiente:
- Caudal de agua que se va tratar (m3/h)
- pH del agua que se va a tratar
- Concentración de metales disueltos/en suspensión en fase líquida (ppm)
- Resultados de las pruebas de laboratorio

Proceso de funcionamiento
La secuencia de operaciones se realiza de forma automática según la lógica programada, lo que facilita la gestión de la instalación y reduce al mínimo las operaciones que debe efectuar el operario:

1ª fase - Las aguas residuales de los procesos se transportan en cubas de reacción para corregir el pH o para añadir los reactivos químicos correspondientes (solo para reducir los metales disueltos).
El agua turbia se traslada a un sedimentador estático de flujo vertical al tiempo que una bomba dosificadora inyecta una solución con la dosis adecuada de floculante en la tubería de suministro del sedimentador.
Como consecuencia, en el interior del sedimentador se forman flóculos de lodo con rapidez (partículas e hidróxidos metálicos), que se precipitan en la parte cónica, mientras que el agua depurada se descarga de la parte superior y se reutiliza en circuito cerrado para abastecer las necesidades del sistema de lavado.
2ª fase - El lodo y los metales espesados en el cono del sedimentador se transportan a una cuba de homogeneización adecuada y luego se deshidratan mediante el filtro prensa de placas. El resultado del proceso de filtración es la transformación del lodo líquido espesado en lodo sólido, perfectamente manejable y sin goteo.

    Conclusión
    El vertido incontrolado de aguas residuales con metales en el suelo o en corrientes de agua provocaría contaminación física y química con consecuencias drásticas para el equilibrio ambiental.
    La planta de tratamiento en cuestión ha permitido resolver los problemas de consumo y contaminación de los recursos hídricos, que cada vez son más escasos, lo que ofrece importantes ventajas tanto económicas como ambientales.

    ######################### - SUB FOOTER - ########################## -->